El reto

Colaboración con el estudio de arquitectura Bogdanov Arquitectes y Tomo Takeda, donde pudimos ayudar a redefinir el interiorismo y aplicar la identidad corporativa del restaurante del chef Iñigo Lavado.

El objetivo era aportar calidez y singularidad a un espacio que pasaba desapercibido dentro de un conjunto ferial.

La solución

Para poder mejorar la experiencia de los usuarios y atraer a nuevos públicos, se jugó con dos elementos principales: grafismo y mobiliario estratégico. En primer lugar, a través del grafismo interior para atraer visualmente al público. Por otro lado, la construcción de un nuevo sistema espacial que permitía acompañar a los visitantes, a través de diferentes muebles de madera diseñados a medida por Tomo Takeda, para aportar calidez. Finalmente, las lamas de madera y un olivo milenario situado en medio del espacio central, aportaban el punto de naturalidad y calidez que unía los diferentes espacios.

Podemos hacer realidad
tu proyecto

Contactar