El reto

Tras 5 años desde su apertura, la tienda conceptual de niños y familias de Palma, Curolletes, se trasladaba a un local más grande. Sus propietarios querían que les acompañásemos en este proceso de cambio, con todo lo que implicaba: arquitectura, interiorismo, imagen de marca y entornos digitales.

La solución

El hecho de haber desarrollado la marca y la aplicación de la misma a la tienda hace 5 años, nos permitía conocer muy de cerca el proyecto y entender las nuevas necesidades de esta empresa familiar.

A raíz del traslado y ampliación de la tienda física, y como consecuencia de la revisión del canal online, surgía la necesidad de actualizar la marca. 

Para hacer el rebranding era imprescindible tener en cuenta los objetivos de Curolletes a partir del traslado, el marco actual del sector y todas las aplicaciones que tendría la marca, tanto en soportes físicos, como en digitales.

La única premisa era mantener el nombre, Curolletes, una decisión que compartíamos en Batzolades.

Tras realizar un estudio de la competencia y el mercado, cuyos resultados nos ofrecían una perspectiva más amplia y un mayor conocimiento del sector, continuamos por actualizar la marca.

Empezamos por el color. 

El tono anterior era demasiado potente, no encajaba con los valores actuales, así que rebajamos un poco la intensidad, sin perder la esencia de la marca.

Creamos el logotipo a partir de una tipografía que se relacionase con el mundo de los niños, desde la creatividad y la imaginación, sin caer en lo infantil, pues la nueva tienda quería abrirse a un rango de edad más adulto.

Queríamos que tuviese movimiento, personalidad y gracia; que fuese legible y atractiva, para que este nuevo público pudiese identificarse con ella también.

Redibujamos el isotipo anterior y lo convertimos en una figura abstracta que pudiera estar integrada con el logotipo.

Además, creamos un lenguaje visual para explicar los valores de la marca: curiosa, local y sostenible.

Paralelamente, trabajamos junto al estudio de arquitectura Bigorra+Herrera, en la reforma del local.

Su propuesta tenía que reflejar la nueva identidad de Curolletes, teniendo en cuenta la oferta de producto, su público su valor diferencial.

El objetivo era que tras la reforma, la tienda respirase la nueva marca en la distribución, los materiales, la luz, etc. 

Una vez finalizada la obra aplicamos los elementos de la marca al espacio de una forma sutil, poniendo el sello de identidad a la tienda. 

Como curolletes además tiene tienda online y está presente en redes sociales, realizamos una consultoría en el entorno digital para mejorar la experiencia del usuario, incrementar el engagement, y como consecuencia obtener una tasa de conversión más alta

De cara a la inauguración y al lanzamiento de la marca, preparamos una campaña en redes que contemplaba un cambio estético y de contenido.

Dos semanas antes del lanzamiento, se empezaría a mostrar la evolución de la marca a nivel gráfico en los posts: color, tipografía e imagen.

El branding está planteado para generar orgullo de marca en todas sus aplicaciones.

Podemos hacer realidad
tu proyecto

Contactar